El origen de los

sistemas políticos

 

   “Existen dos madres de los sistemas políticos, de los que acertadamente puede decirse nacen los demás: uno lo llamamos con razón, monarquía, y al otro, democracia; el máximo exponente del primero es el pueblo persa, y del segundo, nosotros, los atenienses”.

(Platón, Las Leyes)

 

 

LOS SISTEMAS POLÍTICOS  

 

  Decía Aristóteles en su Política que “el hombre es, por naturaleza, un animal cívico”. Y siendo como es un ser social, lo suyo es vivir en convivencia con sus semejantes; esto es, vivir en sociedad.

   Así, hace Aristóteles una referencia a la familia como la primigenia  comunidad social, constituida por naturaleza, para satisfacción de lo cotidiano. De la convivencia de varias familias, continua, nace la aldea y de la unión de varias aldeas, la ciudad: “La ciudad es la comunidad procedente de varias aldeas, perfecta, ya que posee, para decirlo de una vez, la conclusión de una autosuficiencia total, y que tiene su origen en la urgencia de vivir, pero subsiste para el vivir bien”.

   Siendo, como vemos, tema principal de reflexión y debate entre los pensadores de la Grecia clásica, el de la convivencia en la ciudad, serán ellos quienes mejor nos habrán de ilustrar si lo que queremos es adentrarnos en el origen de las normas por las que se rigieron el gobierno de estas ciudades, es decir, los sistemas políticos que adoptaron para el mejor gobierno de la polis griega, precedente lejano en occidente de lo que hoy conocemos por Estado.

   Con estas premisas, y si lo que queremos es conocer el origen y las formas de los sistemas políticos, encontraremos la respuesta en el debate que surge tras la pregunta ¿qué origen debemos decir que ha tenido el sistema político? que pone Platón en boca de un Ateniense, en el diálogo que, en su obra Las Leyes, mantiene éste último con Clinias el Cretense y Megilo el Espartano.

   Cuentan que, desde que existen ciudades y los hombres ejercen sus derechos políticos, han surgido y han desaparecido miles de ciudades. Penetrando en las motivaciones de esos cambios, dice el Ateniense, tal vez se nos muestren el primer origen y la primera transformación de los sistemas políticos.

   “En su origen las primeras comunidades no disponían de la escritura, y vivían de acuerdo con las costumbres y las llamadas leyes tradicionales, pero sin embargo, apuntan, ya había una especie de sistema político que es, sin duda al que Homero alude cuando al tratar sobre la vida de los Cíclopes, dijo:<“No tienen Ágoras donde se reúnan para deliberar ni leyes tampoco, sino que viven en las cumbres de las altas montañas dentro de excavadas cuevas; cada cual impera sobre sus hijos y mujeres, y no se entrometen los unos con los otros>”.

   Concluyen más adelante, y así concluimos nosotros esta introducción para proseguir luego con otros apuntes de aproximación al tema, que, “Existen dos madres de los sistemas políticos, de los que acertadamente puede decirse nacen los demás: uno lo llamamos con razón, monarquía, y al otro, democracia; el máximo exponente del primero es el pueblo persa, y del segundo, nosotros, los atenienses”.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

APROXIMACIONES A LOS SISTEMAS POLÍTICOS

EL ESTADO Y SUS SISTEMAS POLÍTICOS

 

   Siendo la soberanía, según la clásica definición de Jean Bodin, el poder absoluto y perpetuo de una República, podemos aproximarnos a una clasificación de los “Sistemas Políticos” considerando que, en un Estado, el poder político, la soberanía, pueda ser ejercido por uno, por unos pocos de sus ciudadanos o por la mayor parte de ellos. Atendiendo a ello, dice este autor, en un Estado, se podrían dar tres tipos de sistemas políticos: monarquía, la aristocracia y la democracia: Se denomina monarquía cuando la soberanía reside en una sola persona, sin que participe en ella el resto del pueblo; democracia o estado popular, cuando todo el pueblo o la mayor parte, en corporación, detenta el poder soberano; aristocracia, cuando la parte menor del pueblo detenta en corporación la soberanía y dicta la ley al resto del pueblo, sea en general o en particular.

Leer más................

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

smg@soberania.es