CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA

Artículo 23

 

   Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal.

   Asimismo, tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las leyes

 

 

LA POLÍTICA

 

   Hablar de lo que es “La Política” no deja de ser algo bastante complejo y, hasta cierto punto, difuso en la definición del término.

   Ya el diccionario de la R.A.E nos muestra numerosas acepciones para el término política. En lo que a nosotros nos interesa, nos centramos en estas:

Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados.

Actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos.

Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

   En esta línea, atendiendo a la sustantivación del término, dice T. González Vila en el Diccionario del Pensamiento Contemporáneo editado por la Editorial San Pablo que, la política sería el conjunto, orden o esfera de todas las actividades e instituciones, saberes y haceres, que se refieren específicamente, de uno u otro modo, a la polis (para la Grecia antigua la Ciudad Estado y para nosotros el Estado democrático al modo occidental).

   Así podemos decir que toda la ciudadanía de un determinado Estado, de alguna manera está implicada y hasta cierto punto es responsable de la política de ese Estado. En reciprocidad, la política del Estado se dirime por su ciudadanía, encargando a unos representantes la ejecución y dirección de la misma.

   Queda por ver, como introducción al tema, algo de suma importancia que intentaremos ampliar en nuestras aproximaciones a esta cuestión ¿Es la ciudadanía de un Estado quien origina y marca a los representantes políticos las directrices de la política a seguir en cuanto al gobierno del mismo, o son los representantes políticos quienes marcan esas directrices para que las secunde la ciudadanía?

   Las dudas que tenemos nosotros en la respuesta a esta pregunta, son las mismas que le asaltaban a Sócrates cuando en el Gorgias de Platón, le pregunta a Calicles:

   ¿Y qué hay de la retórica dirigida a la asamblea de los atenienses y a las demás asambleas de cada ciudad, a las de los hombres libres? ¿Qué viene a ser ésta para nosotros? ¿Te parece que los oradores hablan siempre en pro de lo mejor, poniendo la mira en que mediante sus palabras los ciudadanos pasen a ser los mejores, o bien que también éstos se inclinan por agradar a los ciudadanos, descuidando lo común por causa de lo privado de ellos, y se relacionan con las asambleas como los niños: intentando solo agradarlos, sin más consideraciones de si debido a esto pasan a ser mejores o peores?

   Las mismas dudas que nos sugieren las recomendaciones, a pesar de los más de dos mil años pasados, que Quinto Tulio Cicerón le dirige a su hermano Marco Tulio Cicerón en su aspiración al consulado de la magistratura más importante de la república romana allá por el año 64 antes de nuestra era y que nosotros recogemos de su “Breviario de Campaña Electoral” transcribiendo alguna de ellas:

Aunque estás dotado de todo lo que los hombres pueden adquirir con el talento, la experiencia o la dedicación, no obstante, por el afecto que nos une, he juzgado conveniente explicarte por escrito lo que día y noche, acudía a mi mente cuando pensaba en tu candidatura.

   Tendrás que presentarte siempre tan bien preparado para hablar como si en cada una de las causas se fuera a someter a juicio todo tu talento (…) Los recursos de la oratoria, que estoy seguro que tienes reservados, procura que estén preparados y a punto.

   Haz ostentación tanto de la gran cantidad de amigos que tiene como de la alta condición social de los mismos (…) Procura conservar todo esto, a base de advertencias, de ruegos y de toda clase de medios, para que aquellos que te deben algo y aquellos que desean debértelo se den cuenta de que no van a tener más oportunidad que ésta, los unos, de demostrarte su agradecimiento, y, los otros, de convertirse en deudores tuyos.

   Sirvan estas breves reseñas como muestra de todo lo que rodea a la actividad política y, por tanto a La Política, y a las que trataremos de acercarnos en nuestras aproximaciones a la misma.   

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

APROXIMACIONES A LA POLÍTICA


LA POLÍTICA. SU FINALIDAD Y SUS OBJETIVOS

 

Procurar el bien común por quienes ejercen, o pretenden ejercer, la función del gobierno, los políticos, en los Órganos e Instituciones municipales, autonómicas o estatales, no es que esté fuera del tiempo, todo lo contrario, está plenamente vigente. Procurar el bien común de la ciudadanía es a lo que nos obliga a todos, pero de manera especial y directa a quienes se dedican a la política, nuestra vigente Constitución. Leer más.....


EL MERCADEO DE VOTOS O LA PROSTITUCIÓN DE LA CLASE POLÍTICA

 

  • ¿Se eligen a las personas, a los partidos políticos o a sus programas?
  • Al elegir a nuestros representantes políticos, ¿les damos un cheque en blanco o adquieren compromisos concretos con el cuerpo electoral?
  • ¿Qué diríamos de quienes prometen unas cosas en campaña electoral cuando dicen y hacen lo contrario una vez son elegidos?
  • Si los cargos electos representan a todo el cuerpo electoral, ¿qué diríamos cuando se olvidan de ello en las negociaciones postelectorales?
  • Siendo probablemente legales, ¿se pueden considerar legítimos los acuerdos postelectorales no anunciados, cuando no negados, en las campañas electorales?
  • ¿Deberíamos reflexionar más de lo que lo hacemos antes de emitir nuestro voto y exigir a la clase política un comportamiento más íntegro y honesto? Leer más........

 

 


LA POLÍTICA. ¿OFICIO O SERVICIO?

  

   El funcionamiento de un Estado requiere de la actividad política de sus ciudadanos. Parte de esa actividad, por su carácter ocasional y temporal, puede llevarse a cabo esporádicamente por personas sin dedicación exclusiva y sin más remuneración económica que la de compensar posibles gastos personales. Pero una parte importante de la actividad política – y decimos bien, política, porque no consideramos como tal la actividad del alto funcionariado de las Administraciones Públicas debidamente cualificado -, ha de ser ejercida con dedicación exclusiva por personas que, al margen de otras exigencias, demuestren una intachable conducta y destaquen por su honradez y demostrado interés de servicio público. La cuestión que planteamos, y que nos lleva a compartir estas reflexiones es si, quienes ejerzan esa actividad política necesitada de dedicación exclusiva, han de hacerlo como un servicio o han de tenerla como un oficio. Leer más..............


 

 

 


EL ORIGEN DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS Y SU INFLUENCIA EN LA FORMACIÓN DE LA VOLUNTAD GENERAL

 

Dice Maurice Duverger que, en 1850, ningún país del mundo (con excepción de los Estados Unidos) conocía partidos políticos en el sentido moderno de la palabra: había tendencias de opiniones, clubes populares, asociaciones de pensamiento, grupos parlamentarios, pero no partidos propiamente dichos.  "En 1.950, éstos (los partidos políticos) funcionan en la mayoría de las naciones civilizadas. Otorga Duverger un origen electoral y parlamentario al nacimiento de los partidos políticos cuya génesis se desarrolla en tres etapas: la primera en la que se crean los grupos parlamentarios; otra segunda en la que aparecen los comités electorales y, finalmente, una tercera en la que se establece una relación permanente entre los dos elementos anteriores.

Leer más..........................


 

 

 

 

 

 

smg@soberania.es