CARTA ABIERTA A GOOGLE

 

A LA ATENCIÓN DE LA DIRECCIÓN DE GOOGLE

 

   Mi nombre es Sinforiano Moreno García, tengo 66 años, resido en Albacete (España). Me dirijo a Vds. por este medio al no encontrar otro método directo para hacerlo.

   Soy Doctor en Derecho desde el año 2007 con la Tesis Doctoral “La concepción y el concepto de soberanía. Particular referencia al Artículo 1.2 de la Constitución Española de 1978” que fue calificada con la nota de “Sobresaliente CUMLAUDE”

   Ofrecí a varias editoriales publicar mi Tesis sin que ninguna se interesara por ello. Decidí entonces divulgarla en internet para que estuviera al alcance de todo aquel que le pudiera interesar.

   A tal fin, en el año 2008, adquirí el dominio soberanía.es, diseñé por mi cuenta una web con el programa Dreamweaver, contraté su hosting con Arsys y la publiqué íntegramente junto con otros trabajos de investigación y opinión que he ido revisando y aumentando progresivamente. A su vez la di de alta en Google Analityc para controlar su divulgación y observé con gran alegría por mi parte como la web aparecía en los primeros puestos del buscador de Google cuando se introducía la voz soberanía.

   Así sucedió en los siguientes años hasta que hace poco más de un año, observé como mi web desaparecía de sus buscadores, al parecer, por motivos técnicos. Decidí entonces, contratar con Arsys el diseño de la web bajo la modalidad de Webmaker para adecuarla a las nuevas tecnologías y en especial a la usabilidad móvil. Mantuve en su integridad el contenido y la volví a publicar con el nuevo diseño. Cuál fue mi sorpresa al percatarme de que ya no aparecía en los buscadores de google y al hacer su seguimiento en Search Console, observé que daba multitud de errores en la búsqueda. Cosa lógica pues al no ser un experto en diseño web no tuve en cuenta que las direcciones web de las páginas eran distintas. Igual me ocurrió al incluir en los títulos de las páginas algunas palabras con tilde y, al modificarlos títulos, volvieron a mostrarse multitud de errores en la búsqueda.

   Ante esta situación, decidí hace un par de días, contratar un nuevo dominio “soberano.info” y publicar todo el contenido de mi sitio en este nuevo dominio. Es decir, desasocié “soberanía.es” de la webmaker de Arsys y asocié a ella el nuevo dominio “soberano.info”. Al mismo tiempo redirigí a este dominio el anterior de “soberanía.es”, así como otros de mi propiedad.

   Mi sorpresa e indignación ha venido porque al pedir la indexación en los buscadores de Google de mi nuevo dominio “soberano.info”, me dicen no acceder a ello porque sospechan que el contenido del sitio está pirateado. Y no es que lo esté, es que es el mismo que el de mi anterior sitio “soberanía.es”

   Puedo admitir que sus sistemas de prevención del pirateo tomen estas decisiones, pero lo que no me parece lógico es el camino y la tardanza que muestran para reconsiderar estas decisiones que se suponen son automáticas.

   No seré yo quien cuestione la forma de trabajar de Google pero si me permito opinar de algo que debe afectar no sólo a mí, sino a mucha otra gente que se pueda encontrar en situaciones similares.

   Debieran de tener alguna consideración especial para todas aquellas personas que, como yo, damos contenido a la red con trabajos y publicaciones científicas para su divulgación y conocimiento general y que, todo hay que decirlo, gracias a sus buscadores, llega al alcance de muchas personas que no tendrían otros medios para acceder a esa información que necesitan. No criticaré yo la faceta comercial y de negocio de su empresa, pero estarán de acuerdo conmigo que Google ha llegado a ser lo que es porque en sus inicios, gente como yo dotamos de contenido a sus buscadores y los utilizamos como elemento de búsqueda cultural (Cuando yo me inicié con Google la voz soberanía no daba más de 900 resultados. Ahora da 5.810.000).

   Veo con gozo que mi Tesis es citada en otros trabajos de investigación y todo gracias a su divulgación en la red y a su localización a través de sus buscadores, al igual que observo que algunos de los trabajos míos son pirateados y publicados no de forma altruista y, lo que me disgusta no es sólo eso, sino que en sus buscadores aparecen esas páginas en lugares preferentes.

   En fin, lo que finalmente vengo a solicitar de Google es que agilicé la comprobación de que el contenido de mi sitio “soberano. info” no está pirateado y procedan a indexar sus páginas en sus buscadores y, una sugerencia, con tanto personal y departamentos que seguro que tienen, bien podrían dedicar alguna sección a verificar y dar preferencia a la indexación de webs con contenido científicos y culturales aunque sus diseños puedan adolecer de una técnica depurada y de no estar ajustados a las nuevas tecnologías. Mejor aún, para estos casos, bien podrían tener un departamento que los adecuaran.

   Nada más. Muchas gracias por su atención y espero tener muy pronto noticias suyas.

 

   Sinforiano Moreno Garcia